Las esculturas personalizadas tienen la intención de representar gustos, personalidades, aficiones, rasgos… de amigos, familia, jefes, vecinos… Son piezas únicas, lo que significa que de cada una no habrá otra igual en el mundo. Pueden estar inspiradas en obras anteriores, pero una nunca será igual a la siguiente. Las opciones son infinitas.

TIENDA